jueves, 30 de agosto de 2012

antes de que termine agosto, hagamos UN ALTO EN EL CAMINO


-Aparco, sólo durante unos días, el "resumen comentado" del libro "678 monjas y un científico"; nos vendrá bien para asimilar las dos normas que nos ha dado el doctor D. S., en estos tres capítulos, para que nuestro cerebro envejezca con dignidad:
--- amor al estudio.
--- hacer ejercicio físico placentero.
-En los próximos capítulos veremos como influye nuestra alimentación y nuestra actitud ante los acontecimientos que nos depara la vida, en el envejecimiento cerebral.
***
Ahora, antes de que el nuevo curso, nos despida de las vacaciones y veamos lejanos los meses de Julio y Agosto, quisiera reflexionar sobre este verano, que no ha sido bueno...
-calor, mucho calor, como nunca...
-incendios...
-malas noticias...
Aunque, tal vez, eso deba ser un ejercicio personal e íntimo, pero no dejemos de hacerlo.
***
Y, para levantar el ánimo, quisiera contarte María, lo mejor que me ha pasado este verano: el viaje a Berlín con mi hija y mi nieta.
Pero te lo voy a contar a mi manera, desde mi interior, mis sensaciones... . Porque la ciudad, tú ya la conoces y yo ya puse fotos, en la parte derecha de este blog.
*
En el aeropuerto de Barcelona apareció el avión que nos iba a llevar; me pareció un avión demasiado pequeño ¿cabríamos todos?, pues sí y además me gustó: no había clase especial, todo fue igual para todos, a cambio íbamos más anchos, había más distancia entre las filas de asientos. Empezábamos bien y me dispuse a ver las cosas por el lado bueno.
Imaginé que iba a un país donde hacía mucho frío, porque en la prensa que me dieron, cosa insólita, había varias páginas con trabajos manuales...

Mira lo que se puede hacer con esas perchas que nos dan en la tintorería...



 Y ahora verás otra percha adaptada para guardar y utilizar los carretes de hilo:

 *
**

No puedo resistir la tentación...voy a seguir.


 ¿Qué te parece lo que se puede hacer con piedras?: pequeños candelabros, pisapapeles, fondos de jarrones...














Y los adornos florales:
















*****
Porque, a veces, cuando ha pasado tiempo desde que visitaste una ciudad, recuerdas más las pequeñas anécdotas vividas que la ciudad misma:
- la amabilidad de aquel señor que te indicó un camino.
- la señora de la tienda que te aconsejó al verte indecisa.
- la sorpresa que nos llevamos al salir por primera vez a la calle, llovía a cántaros y  en el mismo hotel nos dejaron paraguas.
-y cuando fuimos a comer y en el restaurante sólo quedaba una mesa para dos y quisimos acercar una tercera silla y el camarero (cabeza cuadrada, él), nos lo impidió "la mesa era para dos y sólo dos comerían", aunque una de nosotras era todavía una niña (nos entró la risa... ).
-y así mil vivencias, porque eso es la sal del viaje.
*******
La isla de los museos....

¡qué guapa!...
y su marido, Akenatón, que tampoco estaba mal (a él si que lo dejaban fotografiar).
*****
.
Y más cosas
La embajada de España,

en medio de un parque grandísimo...

bonita de verdad, pero ¡que solitaria!, me dió pena la mujer del embajador: "tener que vivir tan lejos del Corte Inglés...."
María, este es el parque donde está ubicada la embajada.

**********
Comprendí el significado de los "osos"...

 que encontrábamos por doquier.
****

La excursión a Postdam


jardín del palacio del rey Federico

Para verlo más despacio.
*******
Y de vuelta a Berlín...
El paso fronterizo:

*
La avenida del 17 de junio

***

La sede del gobierno.
***






Un pintoresco mercado.
*****

 
 Victoria.

***

Voy a terminar, seguramente me dejo cosas importantes...
Pero quedaté con este mensaje, que no estaba en ningún sitio significativo, estaba en la fachada de un restaurante italiano.

¡Somos todos tan parecidos!
Un abrazo.

***********