lunes, 20 de enero de 2014

PARA NO TENERTE EN VILO, MARÍA...

...te voy a contar el final feliz (¿?) de esta historia.
.
Sabemos que Juan Gelma es poeta, uno de los más importantes de Hispanoamérica.
Pero Juan Gelma también es abuelo de una nieta de casi 30 años que desde hace poco lleva su mismo apellido.

Veamos:
-Ahora, María Macarena Gelman García ha dejado de llamarse Macarena Taurino Vivian. Se reconoce así que es hija biológica de Marcelo Gelman y María Claudia García, víctimas del Plan Cóndor.

Cuando nació, el bebé fue entregado a un policía uruguayo, ya fallecido, y a su esposa. Un año y medio después de recibir a la niña, el matrimonio consiguió una partida de nacimiento en la que constaba como hija legítima, no como hija adoptiva. Ese documento ha sido anulado.

En los años noventa, Gelman y su segunda esposa comenzaron la búsqueda de la nieta robada, después de localizar el cuerpo de su hijo Marcelo.
A finales de 1999 sabían quien era y dónde vivía. Comenzó entonces un movimiento solidario con Gelma por parte de intelectuales de 120 países diferentes, encabezados por escritores como José Saramago o Günter Grass.

El 31 de marzo de  2ooo, abuelo y nieta se conocieron por fin.
La nieta aceptó bien su pasado. De hecho, según contó el poeta, ella ha sido la que ha estado litigando e impulsando las pruebas de ADN para lograr el cambio de apellido "de esta manera mi hijo y mi nuera se continúan en ella, nos continuamos todos...".

Gelman tuvo la satisfacción de saber que su nieta había sido muy querida por sus falsos padres. De hecho ella siguió viviendo con la mujer que ejerció de madre durante casi tres décadas y, aunque cambió de apellidos, ha querido conservar su nombre de pila: "Macarena", que se le impuso porque su madre adoptiva, de origen sevillano era muy devota de esa advocación de la Virgen.
*
"La memoria y la justicia cierran estas heridas"; frase generosa de Juan Gelma.
*******