lunes, 8 de diciembre de 2014

TIEMPO DE ESPERANZA

Leo el libro de Oscar Wilde "Poemas en prosa"




y me vas a permitir, Mª Luisa, hoy que te has ido para siempre que te copie este POEMA.

EL HACEDOR DE BIEN

Era de noche y estaba solo.
Y vio de lejos las murallas de una ciudad redonda y caminó hacia la ciudad.
Y cuando estuvo cerca, oyó en la ciudad el taconeo del placer y la risa del goce y el rumor sonoro de muchos laúdes. Y llamó a la puerta y uno de los guardianes le abrió.
Y distinguió una casa construída de mármol y que tenía hermosas columnas de mármol en su fachada. Las columnas estaban adornadas con guirnaldas, y fuera y dentro había antorchas de cedro. Y entró en la casa.
Y cuando hubo atravesado el patio de calcedonia y el patio de jaspe, y llegado a la gran sala del festín, vió acostado sobre un lecho de púrpura marina a un hombre cuyos cabellos estaban coronados de rosas rojas y cuyos labios estaban rojos de vino. Se acercó a él por detrás y le tocó en el hombro y le dijo :
-¿Por qué vives así?.
Y el joven se volvió, y Le reconoció, y dijo:
-Un día yo era un leproso, y tú me curaste. ¿De qué manera iba a vivir?.

Y Él salió de la casa y fue de nuevo en la calle. Y algo más lejos vio a una mujer cuyo rostro estaba pintado y los pies calzados de perlas. Y detrás de ella venía, con el paso lento de un cazador, un mancebo que llevaba un manto de dos colores. Y el rostro de la mujer era bello como el rostro de un ídolo, y los ojos del joven brillaban de concupiscencia.
Y Él les siguió rápidamente, y tocó la mano del mancebo y le dijo: 
-¿Por qué miras a esa mujer de ese modo?.
Y el mancebo se volvió y le reconoció y dijo:
-Un día que yo era ciego, tú me diste la vista. ¿De qué otro modo iba a mirar?.

Y Él corrió adelante y tocó el traje vistoso de la mujer y le dijo: 
-¿No hay otro camino por el cual marchar que el camino del pecado?.
Y la mujer se volvió y Le reconoció, y rió y dijo:
-Tú me perdonaste mis pecados, y este camino es un camino agradable.

Y Él salió de la ciudad.
Y al salir de la ciudad, vio, sentado al borde del camino, a un joven que lloraba.
Y vino a él y tocó los largos bucles de sus cabellos y le dijo:
-¿Por qué lloras?. 
Y el joven levantó la cabeza para mirarle y Le reconoció y dijo:
-Un día, en que yo estaba muerto, tú me hiciste levantar de entre los muertos. ¿Qué otra cosa iba a hacer que llorar?.

************
¡Qué clase de Teología me hubieras dado! Mª Luisa.
************************

Y para vosotras, mis compañeras logopedas.. ¿no os parece un buen texto para enseñar LABIOLECTURA  a nuestros pacientes adultos?.

***