viernes, 12 de agosto de 2016

PARA QUÉ HARÍA EL CAMINO DE SANTIAGO

1. Para salir de casa.
---dejar las seguridades y comodidades del hogar.
---despojarme de cosas innecesarias.
---desinstalarme y ponerme a prueba.

2. Para saber lo que vale una sombra, una fuente...una compañía al lado, un saludo compartido, la hospitalidad y la despedida en el Camino de la Vida.

3. Para hacer un camino interior, un recorrido espiritual.
---notar todo mi ser implicado en la marcha.
---mi mente también hace camino al andar.
---experimentar la huella que deja el camino en mí.

4. Para sentirme caminante, atravesando pueblos y descampados, colinas y sembrados, mientras me topo con pastores perros y rebaños que me salen al paso.

5. Para verme extraño y semejante a otros viajeros, gentes de paso, transitorios y provisionales como yo pero también peregrinos que compartimos el mismo cielo, la misma tierra que pisamos, las mismas penalidades y esperanzas, la misma meta.

6. Para dejar atrás lo pasado y dirigirme siempre hacia delante.

7. Para movilizar mis energías aletargadas, mi pereza mental, mis certezas rutinarias, mis hábitos de gorrión de cortos vuelos.

8. Para salir al encuentro de gentes y lugares con alma, ruinas evocadoras, sonidos de campanas, pueblos con encanto, ermitas de romería e iglesias en apacible penumbra; cantinas  con sopa y bocata y charla distendida al caer la tarde...
---porque la vida sale al encuentro de quien sale al encuentro de la vida.

9. Para aprender a orientarme, a pararme y preguntar, dudar una y otra vez, recapacitar, rectificar y desandar el camino equivocado.
---llamar a la puerta de un monasterio.
---entrar en una catedral.
---dormir en un albergue y madrugar la madrugada.

10. Para ver con los ojos de la fe a Cristo peregrino que pasa por mi lado  inadvertido...


***