viernes, 16 de marzo de 2012

VUELVO A HABLAROS DE LA TARTAMUDEZ, a través de un caso práctico.



Antes vamos a recordar:


-Es el transtorno del habla o ¿tal vez debería decir del lenguaje?, que se conoce desde la antigüedad (Moisés, Aristóteles...); la tratamos pero no sabemos curarla.




-¿Qué es: enfermedad o síndrome?. Voy a pensar que es un síndrome, ya que está compuesto de un conjunto de síntomas:


---disrítmia: el paciente ha olvidado la melodía del lenguaje.


---trastorno orgánico asociado, en algunos casos, a la parálisis cerebral o al parkinsón.


---capacidad orgánica para hablar correctamente, pero se expresa mal al haber perdido el ritmo de emisión de la voz.


---empleo de músculos antagónicos (clonus: repite la misma palabra - tonus: se queda quieto, como paralizado).




-Variedades:


---tónica.


---clónica.


---tónico-clónica.


---clónico-tónica.




-Causas:


---retraso de lenguaje.


---desorientación temporo-espacial.


---mala lateralidad o lateralidad contrariada.


---antecedentes familiares.


---transtornos neuro-vegetativos.




-Fases:


---latente: hipertonía muscular, extremada facilidad para la fatiga.


---de estado: calla y no dice nada, no desarrolla el factor-lenguaje de la inteligencia (así toda la edad escolar) y se hace introvertido.


---complicada: el niño tiene que hablar en la escuela con otros niños y no tiene madurados ni la voz, ni la respiración (poca capacidad pulmonar), y se observan estos los signos asociados (tics, porque haciéndo gestos le sale la voz bien), (obsesiones por la limpieza, por aparentar que no sabe...incluso por la religión). Van un poco "contracorriente".



*******




Ahora voy a contaros la historia de Santiago:



Es un chico listo, con un C.I. de 110 (no creo mucho en estas pruebas, pero reconozco que son orientativas y nos pueden ayudar).



Notamos que disimula su problema con latiguillos, sonrisa y un atildamiento externo que nos llama la atención.



Hablamos con los padres y nos dicen que su problema apareció cuando empezó a hablar, aunque desapareció espontáneamente.



Sin embargo cuando empezó a ir a la escuela,tuvo un problema con su profesora y volvió a tartamudear. Ésto se acentuó en la pubertad...



Nos cuentan los padres que los tratamientos psiquiátricos, que intentaron, fracasaron; también nos dicen que estuvo sometido a psicoterapia de grupo durante tres meses.



***



Así estaban las cosas cuando intentamos reeducarlo, y esta fue nuestra metodología:



-yo diría que fue una especie de "salvesé quien pueda"-



1º.-Aprender a respirar con el abdomen, no con el tórax.



2º.-Hablar alargando las vocales y relajando las consonantes.



3º.-Hablar marcando el ritmo con la ayuda de un metrónomo.



4º.- Tragar saliva y luego hablar.



5º.-Hablar chupando, al mismo tiempo, un caramelo.



6º.- Grabar su conversación en dos grabadoras y hacérselas escuchar a la vez a la vez, desfasadas ambas grabaciones unos segundos.



7º.-Método hilarante: reir antes de emitir cada palabra.



8º.-Práctica negativa: hacerle tartamudear adrede (ésto suele darle seguridad).



9º.-Terapia fundamental: RELAJACIÓN.



*



Todos los ejercicios anteriores los fuimos practicando alternativamente, para quedarnos con el siguiente plan de trabajo:



-Relajación (iniciábamos la sesión con ella).



-Plan de vida: cuidar su alimentación e insistimos en que durmiese ocho horas diarias (nunca menos), su ambiente familiar y escolar debía ser tranquilo (libre de ruídos, disputas, música tranquila...).



-Hablar con el método de alargar las vocales.



-Repetición silábica de algunas palabras.



-Lectura en voz alta con ritmo, ayudado con el metrónomo.



*



Cuando se le da de alta, se le cita para revisarlo (lo vigilaremos durante mucho tiempo).



Santiago sabe que lo apoyaremos siempre; él ha asumido su problema y ha conseguido darle la importancia relativa que tiene, no más.



Ha aprendido a valorar las buenas cualidades que tiene.



Y piensa que en esta vida "nadie es perfecto".



***



¡Suerte, Santiago, qué Dios te bendiga!.



*******

jueves, 15 de marzo de 2012