sábado, 26 de octubre de 2013

HOY ES EL MAÑANA DE AYER...

Decía ayer que hoy os explicaría para qué sirven las palabras sinónimas y para qué sirven los nombres antónimos.
Os lo voy a decir, os lo voy a contar, al menos "para qué me sirven a mí".

-como vereis, en el párrafo anterior, he empleado dos sinónimos (si fuerais mis alumnos, si estuvieramos en un aula, haríamos un ejercicio colectivo, para que los localizarais vosotros...).-

Al ponerlas en color rojo, lo habreis visto con claridad:
-palabras, puede ser sinónimo de nombres.
-decir, puede ser sinónimo de contar.
Podríamos discutirlo.
.

¿Para qué me sirven los sinónimos?.
Me son útiles, sobre todo para escribir mejor.
Cuando elaboras un relato, no es correcto escribir palabras iguales demasiado cerca. Entonces uso los sinónimos, por ejemplo: "La primera hora de la mañana, es la que mejor aprovecho. Estudio mucho, leo con más atención; incluso arreglo bien y muy deprisa la casa." (este párrafo es un poco forzado, pensad que sólo es un ejemplo).

¿Para qué me sirven los antónimos?.
Me gusta utilizarlos para jugar con mis pacientes, con mis pequeños alumnos.
Encuentro que son un juego muy útil para mejorar su rapidez mental; por ejemplo: "Dime (o escribe) lo contrario de blanco...lo contrario de trabajador...lo contrario de bueno... (siempre poniendo un tope de tiempo)".

***
Y para terminar os copiaré esta graciosa CAMPAÑA PARA UNA BUENA ORTOGRAFÍA:

Debemos saber que:

-HABER es un verbo.
-A VER es mirar.
-HAVER  no existe.
-HAY es haber.
-AHÍ es un lugar.
-AY es una exclamación.
-AHY no existe.
-HAYA es haber.
-HALLA es encontrar.
-ALLÁ es un lugar
-HAIGA no existe.
-IBA es de ir.
-IVA es un impuesto.
-HIBA no existe.
-VALLA es una cerca.
-VAYA es ir .
-y... BAYA es un fruto.

-gracias a mis buenos amigos que me envían estos interesantes archivos-