viernes, 3 de octubre de 2014

¿Qué habrá sido de ANDRÉS?.

Muchas veces pienso en mis alumnos, en mis pacientes.
¿Qué habrán hecho en su vida?, ¿dónde estarán ahora?, ¿serán felices?...
De algunos he sabido, de la mayoría no.
Yo rezo por ellos, le pido a Dios que oriente su vida.
*
No sé por qué hoy me he acordado de Andrés; no fue un caso difícil, se resolvió bien. Os lo voy a contar.:

Andrés tenía dificultades en la emisión del fonema /r/ sencillo que lo omitía o lo permutaba por /D/; en el fonema /K/, cuando estaba situado en medio de la palabra o al final de la sílaba (por ejemplo: actor...) y también en los sinfones PR - BR - CR - DR - FR - GR - TR.

Al cabo de un tiempo, no demasiado largo, Andrés los pronunciaba bien, pero yo sospechaba que en su entorno habitual seguía emitiéndolos según su costumbre. Por eso llamé a sus padres para pedirles su colaboración, aconsejándoles que la hicieran extensiva al resto de la familia (abuelos, tíos...).
Seguimos trabajando bien su lenguaje, añadiendo ejercicios de atención y motivación.

Antes de dar por finalizado el tratamiento, insistimos en introducir sus logros en la conversación, para ello dejamos de darle clases individuales.

Caso resuelto. Fue fácil.


********************