lunes, 11 de noviembre de 2013

SUCCIÓN DIGITAL

Uno de los hábitos que más perjudican a la oclusión es el chupeteo del labio y de los dedos, en especial el pulgar.
El hábito actúa mediante la triple acción de intensidad, tiempo y frecuencia.


El tipo de maloclusión depende de la posición del pulgar  o de los otros dedos, de las contracciones acompañantes de los músculos de la mejilla y de la posición de la mandíbula durante la succión.
La mordida abierta anterior es el problema más frecuente.
Cuando los incisivos superiores son empujados labialmente, el maxilar superior se angosta y la lengua es mantenida permanentemente contra él. La fuerza de la mejilla, resultante de la succión, contribuye a la contracción de ambos arcos maxilares. Al producirse esta modificación en el techo bucal, se hace imposible que el piso nasal descienda a una mejor posición. El labio superior se hace hipotónico, el inferior resulta aprisionado contra la cara vestibular de los incisivos inferiores.

Otro de los factores determinantes de las consecuencias del chupeteo, es el patrón facial. Un perfil recto, en oclusión de clase I, resiste mejor las fuerzas del chupeteo que un patrón facial de clase II.
El problema clínico está determinado por la combinación del hábito más el factor de crecimiento facial.
*******

ETIOLOGÍA Y TRATAMIENTO

Hay dos teorías:
-la concepción mecanicista, que cree que es un mecanismo aprendido, basado en el no empleo del chupete sin connotaciones psicológicas demostrables, y que la persistencia del hábito hace que se centralicen en él situaciones conflictivas.
-la teoría psicológica que piensa que el hábito es consecuencia de una frustración psicológica profunda que no debe ser interferida.
*
No puede intentarse la reeducación de la deglución atípica sin haber suprimido el hábito, por lo que lo primero que hay que hacer es conseguir su supresión desde la primera visita.

Hay muchas controversias sobre este tema. Es indudable que los odontólogos que tratan la succión del pulgar lo hacen encarándolo como un hábito indeseable que afecta a los dientes, y su enfoque del tratamiento dependerá de estas situaciones prescindiendo de las implicaciones psíquicas que puedan haberlo determinado.

Las últimas teorías de conducta se basan en dar un tratamiento que tienda a la extinción de la succión digital de acuerdo con las leyes del aprendizaje. Esto implica el uso de algunos medios que permitan al niño completar la respuesta y el empleo de la motivación de los premios asociados.
Uno de los medios usados para este fin es la rejilla palatal. Este método impide que el niño ponga el dedo en la boca, y no le permite la succión ni el masaje palatal.

Las experiencias odontológicas comprueban la eficacia de esta teoría  y los partidarios de la terapia de conducta no creen que estos niños presenten más alteraciones psicológicas o neuróticas que otros niños.
*******
-como veis opiniones diversas-
-Rosa Mª un besazo, no sabes la nostalgia que siento al recordar tu trabajo. ¡Los años que trabajé contigo fueron tan buenos...!-
************