lunes, 16 de diciembre de 2013

7º.-EDUCACIÓN DE LA ARTICULACIÓN DE LOS FONEMAS.

Debe instaurarse al mismo tiempo que la deglución y puede comenzar en la segunda sesión.
Los ejercicios son para modificar el apoyo lingual cuando es incorrecto, igual que el comportamiento de los labios en el curso de la pronunciación de ciertos fonemas.
Hay atipias que no conllevan necesariamente a trastornos audibles de la palabra, pero se encuentran practicamente siempre asociadas a degluciones atípicas.
-se deben trabajar las diferentes partes de la lengua (punta, mitad y base).
-hay que eliminar el apoyo de la lengua sobre los dientes (L-N-D-T). A veces hay una interposición intradental (S-Z) anterior o lateral.

La atonía labial altera la pronunciación de (CH-J).

La atonía de la base de la lengua perturba la articulación de (K-G).

Debe aprender a pronunciar:
-L-N-D-T con la punta de la lengua en el paladar.
-S-Z la punta en la base de los incisivos inferiores, sin interposición dental.
-CH-J con la mitad de la lengua contraída y adelantando los labios.
-K-G haciendo trabajar la base de la lengua.

En una misma etapa se hará pronunciar sílabas.
En una segunda etapa se eligen palabras que contengan la letra a pronunciar al final, en madio y al principio.
Luego se repiten frases completas y por último se mezclan en una misma frase haciendo trabajar los tres sectores linguales.
*



Los ejercicios deben efectuarse durante varios meses, diariamente (dos o tres veces), en cualquier lugar. Machaca, machaca, machaca...
*
**********

3 comentarios:

Eugenia Romero dijo...

Eso es lo que le hago yo a mi hijo, machacaaaa, y ya está cansado. Tiene 6 años y medio, y presenta ceceo, no hay manera de trabajar con él, se frusta, le digo que entonces tendrá que ir en el cole con la maestra AL, y dice que no quiere. Lo bueno es que aisladamente saca la /s/ pero en su lenguaje espontaneo nada, ya no sé qué hacer, fíjate en casa del herrero....

maria jose fabregat dijo...

Lee los capítulos de mi blog referentes a la reeducación de /S/. Además observa su entorno social:
-¿hay alguna persona (adulta o amigo) que admire y cecee?; puede ser que la quiera imitar.
-¿donde vivís? hay zonas donde cecear o cambiar /C/ por /S/ es costumbre.
Mira si duerme con la boca abierta y si ronca.
Mira su arco dentario, si se le escapa el aire por una incorrecta oclusión del mismo; a ver si trata de cerrarlo con la lengua y por eso cecea.
Y que no note que te angustia ese pequeño fallo de articulación.
Un abrazo.

Eugenia Romero dijo...

Gracias por contestarme Maria José. Nosotros somos de Mallorca, no tiene nadie en el entorno familiar que cecee, y en cuanto a todo lo demás tampoco. De ahí mi preocupación y miedo de que se rían de él en el colegio. Seguiré intentándolo, un abrazo!!