martes, 17 de diciembre de 2013

8º y último.-INTEGRACIÓN EN EL INCONSCIENTE.

Esta etapa es la más difícil, de su buena realización depende el éxito del tratamiento. Se trata de hacer pasar los comportamientos aprendidos a niveles automáticos.

Hay que reemplazar a nivel reflejo los circuitos utilizados hasta ahora por los nuevos circuitos teniendo en cuenta las nuevas informaciones procedentes de los receptores periféricos y las órdenes que llegan del cortex.

-no os asusteis, sereis capaces de conseguirlo con vuestros pacientes, con vuestros niños...-

Este ajuste de actividades es posible (ya lo vereis) por un condicionamiento de tipo Pauloviano.

Para hacer habituales los nuevos comportamientos, se utiliza un sistema de llamadas o de signos que llevan a la asociación.
Nosotros hacemos pegatinas con dibujos que le recuerden el nuevo comportamiento, para que las peguen en su carpeta, en la puerta de su dormitorio, comedor...etc.
Esta multiplicación de llamadas va a crear el condicionamiento y permitirá, poco a poco, abandonar los ejercicios.
Lo fundamental es asociar a la ejecución correcta del movimiento un signo, que cree un condicionamiento reflejo.
*
Durante las comidas.
-colocar delante de su silla un dibujo que la recuerde "yo debo tragar correctamente".
-tomar su comida y recordar la señal.
-masticar lentamente.
-tragar cada bocado utilizando la nueva deglución.
*
Entre comidas.
Se preguntará "¿dónde está mi lengua". En reposo debe estar dentro de la arcada dentaria, sin salirse ni lateralmente ni por delante.
-tragar, entonces, según la nueva deglución.
Estas llamadas deben hacerse en momentos "precisos del día, yendo al colegio, en el recreo, viendo la tele. Al cabo de una semana, se cambian las horas.
Durante este periodo elegir las actividades tranquilas, lectura, T.V. ...
Debe estar sentado con comodidad, los músculos distendidos, los labios juntos, un vaso de agua cerca, y a intérvalos regulares ir tomando pequeños sorbos con la nueva forma de tragar.
*
Al acostarse.
Relajado y distendidos los hombros, el cuello, la cabeza...
-se piensa "¿dónde está mi lengua?", debe estar en medio de la boca sin sobresalir de la arcada dentaria.
-repasar las condiciones de una deglución correcta.
-cara relajada, labios juntos.
lengua en el paladar, muelas en contacto.
-deglutir seis veces seguidas.
-repetir antes de dormir "yo debo tragar bien mi saliva".
*
Al levantarse.
-"¿dónde está mi lengua?".
-tragar correctamente.
-comprobar cada día si los ejercicios están bien ejecutados.
Esta etapa es indispensable para que se coloquen en su lugar los nuevos circuitos.
En este estadio se puede comenzar a espaciar las visitas.
Paralelamente se disminuyen el número y la duración de los ejercicios a realizar en casa.
**
Bibliografía. Miofisiología.
-"Interrelaciones entre la odonto-estomatología y la fonoaudiología".
Mª Luisa Segovia.
Editorial "Médico Panamericana".- Buenos Aires.

-"Educación neuro-muscular de las funciones oro-faciales.
A. Soviet.
Revista de Ortopedia Dento Facial.
Vol.  23  nº 2
***
¡Buen trabajo, Rosa Mª!
Un abrazo, ¿cuando nos veremos?....
****
Más adelante, cuando hayamos sedimentado estos conocimientos, cuando pasen las fiestas de Navidad, incluiré unos breves capítulos de refuerzo:
-historia clínica.
-evolución del lenguaje (interposición lingual y deglución atípica).
-gimnasia respiratoria; el hábito de la respiración nasal (ejercicios).
-más ejercicios (linguales, labiales, musculares, deglutorios, respiratorios...).
*******