viernes, 13 de septiembre de 2013

NO SÓLO A MÍ....

....me ha fascinado la historia de las beguinas y el lugar donde han vivido...
No sólo a mí.
*
Buscando en GOOGLE, he encontrado mucha información, que ya os recomendé; pero ayer topé con estas hermosas fotos que escaneé y os las brindo. No las he recortado, os las ofrezco "tal cual", porque los comentarios son inmejorables.

El beguinario de Ámsterdam es el que visitamos y los jardines y callejuelas son las que pateamos....
Disfrutadlas o recordadlas.

(por si la letra es demasiado pequeña, voy a copiar el texto)
 
Hoy os invito a conocer uno de mis lugares preferidos, el patio del beaterio de Ámsterdam, donde aún se respira una paz que invita a la reflexión y a la oración. Lo encontramos detrás de esta puerta, así que adelante.
 
 
 
Os aconsejo evitar las visitas en las horas más concurridas del día pues la aglomeración de turistas rompe un poco la magia del lugar. Hay que presentarse allí a primerísima hora de la mañana. La entrada es libre y nos acercamos en silencio para no molestar a los vecinos que habitan las casas de esa singular residencia. 
 
 
 
 
El beaterio data de 1300, aunque no se conservan casas originales de esa época, sino posteriores. Aún así, la casa número 34 es la casa más antigua de Ámsterdam (la que veis con fachada de madera en la fotografía de la derecha). Aquí vivía una hermandad católica de beatas o beguinas, que son religiosas que viven como tales aunque no hayan tomado votos, dedicada a atender a los más necesitados.
 
 
 
 
 
 Cada vez que voy a Ámsterdam y tengo tiempo, me acerco hasta aquí y me siento 15 minutitos a disfrutar del lugar.
*
¡Buenos días y buena suerte!
 
*******
¡Hasta pronto!, os quiero.
*